Microchips Perros, Gatos, Conejos y otras pequeñas mascotas

Colocación de Microchips

El Microchip:
Es un pequeño circuito pasivo, del tamaño de un grano de arroz, programado con un número de identificación único (ID) y encapsulado con un material biocompatible (para evitar rechazos del organismo). Este le permite al propietario demostrar que un animal es suyo (propiedad legal), le facilita la recuperación en caso de pérdida o robo, y asegura la veracidad de los certificados de salud, así como los registros genealógicos. No tiene función GPS. Sólo los veterinarios pueden colocar un microchip.
Bases de datos:
Existen bases de datos online que recopilan la información del propietario y su mascota para que luego en caso de extravío sea más simple el recupero. A nivel nacional contamos con la "Red Chip247" y a nivel internacional la más conocida es "PetLink" (la cual posee un costo de inscripción)
¿Cómo se coloca el microchip?
El proceso de inoculación del microchip es muy sencillo, conciste en una inyección subcutanea en la región dorsal del cuello.
Una vez inoculado no existe riesgo de rechazo por parte del organismo ni de ningún tipo de reacción alérgica, ya que el microchip es inerte y biocompatible.
¿Es completamente necesario la aplicación de un micochip en mi mascota?
En realidad no es necesario. Pero en ciertas circunstancias es obligatorio, como es el caso de querer ir con la mascota a paises donde es requisito el uso de microchip. También hay razas que necesitan tener microchip para ser inscriptos como reproductores en la FCA.